Una buena crema solar es imprescindible para proteger tu piel del sol en verano, pero también puedes preparar tu piel para el verano proporcionándole los nutrientes necesarios para combatir los efectos nocivos del sol.

1 Los carotenos de frutas y hortalizas

Los carotenoides son antioxidantes naturales y por lo tanto ayudan a nuestra piel a contrarrestar los efectos negativos de los rayos UV.
Los carotenos se pueden encontrar en frutas y verduras rojas; como el tomate, la sandía y el pimiento rojo, en verduras verdes oscuras como el brócoli, las coles, el aguacate y las espinacas; y en frutas y verduras amarillas y anaranjadas, como el mango, la papaya, el melocotón, la zanahoria y la calabaza.

2 La importancia de la Vitamina C

La Vitamina C tiene propiedades antioxidantes y es necesaria para la producción de colágeno, por lo que es perfecta para la cicatrización de heridas producidas por cortes o quemaduras y ayuda a prevenir o mejorar las enfermedades de la piel.
La vitamina C se encuentra principalmente en verduras como los pimientos, la coliflor, las coles de Bruselas, el brócoli, espinacas, aguacate, zanahorias y ajos; en cítricos, como naranjas, limones, pomelos y mandarinas; y en frutas como el kiwi, plátanos, manzanas, mangos, melones, sandía, piña, fresas, higos, chirimoyas y granadas.

3 Los Antioxidantes

La Vitamina E, junto con la vitamina A y la C, forman el grupo de las vitaminas antioxidantes.
La Vitamina E es un antioxidante liposoluble y evita la acumulación de depósitos de colesterol en las arterias, prolongando el efecto de las grasas saludables Omega 3 en nuestro cuerpo.
Entre los beneficios de la vitamina E se encuentran sus propiedades anti-aging, anti inflamatorias, conservar la piel en buenas condiciones y la reparación y cicatrización de las heridas.
Los pescados grasos como el salmón, el atún y las sardinas aportan cierta cantidad de vitamina E, pero se encuentra sobre todo en los aceites vegetales de primera presión en frío, en los frutos secos, y frutas y verduras como el aguacate, el mango, melocotones y albaricoques.

4 Alimentos ricos en Omega 3

Los ácidos grasos Omega 3 son esenciales para la buena salud y, como el cuerpo no puede fabricar este tipo de grasas, se debe obtener de los alimentos.
Se recomienda el consumo de pescados azules como las sardinas, el atún, la caballa, la trucha, el arenque, el salmón, los mejillones y los berberechos al menos 2 veces por semana.
También se encuentra en frutos secos como las nueces y las almendras, en verduras como la lechuga, las espinacas, las coles de Bruselas, y el pepino, y en frutas como las fresas y la pila
Las investigaciones han demostrado que los ácidos grasos Omega 3 reducen la inflamación y ayudan a proteger la piel de los efectos dañinos de los rayos UV, al favorecer la formación de las membranas celulares.
Si quieres llegar a la playa con una piel preparada para tomar el sol, no te olvides de incluir estos alimentos para disfrutar de una piel sana y protegida.

Deja una Respuesta