Anna es una emprendedora que ama dedicarse su tiempo como mujer, utilizando los cosméticos naturales de Ajedrea.

Imagen

Siendo pequeña, Anna Sanz descubrió que su pasión era el diseño de interiores. Ha pasado su vida estudiando, trabajando y viajando. Descubriendo nuevos lugares que son el reflejo de su ahora.  En 2009 hizo de Granada su casa y aquí sigue, enamorada de los encantos que encuentra a cada paso y siendo feliz. Granada es especial y así se siente ella aquí. Anna lo tiene claro y es consciente de la importancia de cuidarse para sentirse bien con ella misma y de cara a todos aquellos que la reclaman en busca de algo especial. Para eso, no duda en usar cosmética artesanal y qué mejor que los productos de Ajedrea.

¿Cuándo descubriste que te querías dedicar al diseño de interiores? 
Fue gradualmente, siempre me interesó la arquitectura, los volúmenes, las sensaciones de los espacios, la estética de la fotografía, escultura, pintura…se puede decir que me apasiona todo lo relacionado con las artes creativas.
Comencé mi desarrollo académico con un grado en Proyectos de Construcción, Curso de Interiorismo, Curso de Arte con intención de ingresar en Bellas Artes pero fue entonces cuando relacioné que todas esas inquietudes las podía desarrollar Diseñando Interiores, que combinaban a la perfección los espacios, la estética y la creatividad.

¿Es un mundo complicado? 
Es un mundo subjetivo al gusto particular de cada uno. Mi intención es adaptarme a las necesidades de cada cliente y su personalidad para complacer así sus expectativas sin perder la estética y funcionalidad de los espacios.

Imagen

En el día a día de Anna siempre están presentes los productos de Ajedrea, adora la cosmética natural.

¿Cuál es tu inspiración? 
Cada proyecto es único, tiene su historia y su propia inspiración. A veces viene inspirado por el propio cliente, otras por un objeto, elemento, concepto, idea, no siempre es una única inspiración, el proyecto se va desarrollando con una idea inicial pero durante el proceso se van uniendo otros conceptos que son los que dan sentido a esa inspiración inicial, probablemente de mayor fundamento puesto que el objetivo  a alcanzar está más definido según se va avanzando.

¿En qué consiste tu trabajo?
El trabajo de un diseñador de interiores consiste en asesorar profesional respecto a soluciones del espacio interior, colaborando con arquitectos, ingenieros, inmobiliarias y constructoras para lograr la máxima funcionalidad del diseño y detallar la memoria del proyecto (acabados, materiales, iluminación, objetos) según las necesidades que el cliente ha especificado ajustándonos a su presupuesto.

¿Cuál es tu proyecto más especial? 
Eso es como preguntar a una madre cuál es su hijo preferido. Cada uno me ha aportado unas cosas, unos enseñanza, otros gratitud, otros apreciación y hay también los que me han quitado el sueño…pero siempre aprendes algo y te sigue formando tanto personal como profesionalmente.
Mi filosofía es “Diseñar una experiencia única para cada cliente” pero lo cierto es, que cada cliente me aporta una experiencia única en mi trabajo.

Imagen

Anna Sanz no olvida su complemento perfecto para ir a una cita, su perfume preferido de Ajedrea, el agua Albaycin.

¿Qué imagen intentas transmitir a tus clientes? ¿Cómo lo consigues? 
Pues de tranquilidad, alivio y confianza, normalmente mi trabajo proporciona apoyo y guía en toma de decisiones del cliente, aportándole una perspectiva estética y funcional con propuestas nuevas que no había considerado, visualizando el potencial de su negocio o vivienda con otros ojos pero sin anular su propia visión.
Se consigue trabajando día a día con ellos, resolviendo sus dudas y ofreciéndoles soluciones, logrando resultados y avanzando en el proyecto que habíamos visualizado juntos.

¿Qué le aporta una ciudad como Granada a tu trabajo? ¿Y a tu bienestar? 
Siendo de Madrid y tras haber vivido durante diez años en el extranjero, Granada tiene todas esas cosas que necesito para encontrarme cómoda en una ciudad: diversidad de culturas necesarias para el desarrollo social, universitarios que aporta vida a la ciudad, un entorno incomparable como es el de sierra nevada y las alpujarras, cerquita de la costa, turistas atraídos por la espléndida Alhambra que me sigue sorprendiendo su belleza, barrios únicos y llenos de historia como Albayzín, Realejo y Sacromonte en donde tantos artistas han encontrado su musa.
Sin equilibrio personal no puedes desarrollarte profesionalmente. Granada me inspira y aporta ese estado emocional que busco tanto en mi vida personal como en la laboral.

Detrás de una gran emprendedora hay una gran mujer. ¿Cuáles son tus secretos de belleza? 
Sacar rato para ti, aunque sean 30 minutos al día pero sin distracciones, dedicándolos estrictamente a aquello que te apetece hacer o que te hace sentir bien, sin excusas, una tarea más que anotar en tu agenda, sin cancelarla ni posponerla.

Diariamente dedico tiempo al deporte, me relaja y despeja, es “mi cita” en la agenda inamovible y necesaria para sentirme con energía el resto del día. Así como cuidar la piel, la alimentación y el descanso. En mi vida son imprescindibles los productos naturales de AJEDREA, me importa mucho la naturaleza e intento tratar mi piel de la manera más natural posible, de hecho siempre están conmigo en mi oficina para retocarme e hidratarme, cada vez que tengo una cita con un cliente, me dan seguridad. Y como dato importante, no dejar que las cosas nos afecten más de lo necesario, saber diferenciar lo que depende de nosotros y lo que no, tener claro nuestros objetivos y que el obtenerlos dependen de cada uno, no permitir a nadie con sus aptitudes y comentarios que te desmotive o aparte de tus metas, creer siempre en ti mismo y en tus habilidades.

Así se prepara para una cita importante Anna:

Imagen

El perfume Albaycín y el bálsamo labial de Ajedrea acompañan en su día a día a Anna Sanz

Deja una Respuesta