Maribel Hita, modista y diseñadora granadina, nos invita a conocer todo lo que esconden los volantes de sus vestidos flamencos.

Imagen

Carmen Pérez-laguiademoda
​Que el arte se transforme en moda es posible en Hita y Arcos, una empresa familiar que desde sus inicios no ha dejado de superarse. Allí donde la tela cobra vida y se envuelve en  el cuerpo de la mujer para embellecerlo aún más si es posible. La pionera de este sueño entre volantes es Maribel Hita, quien nos cuenta su andadura de “flamencas maneras”.

¿Quién es Maribel Hita?
Soy una modista todoterreno. Soy patronista y diseñadora también.  A Hita y Arcos se ha incorporado mi hija Maribel que me ayuda muchísimo. Hace como unos siete años que estamos metidos en la moda flamenca y con esfuerzo y ganas queremos superarnos poco a poco.  Antes de este mundo, me dedicaba a la confección en general en Iznalloz, pero por comodidad para la clienta nos trasladamos a Granada, donde tenemos un pequeño taller y una pequeña exposición.

¿Cuándo empezaste a sentirte atraída por los volantes?
Todo fue a raíz de unos cursos que dí. Yo me dedicaba a la confección normal y al final de los cursos nos pedían mucho el vestido de flamenca. Estuve indagando sobre el tema y a partir de ahí surgieron las ganas. Más tarde, di clases en un taller de empleo dedicado a la moda flamenca. Estudié el tema, fui a Sevilla y se lo inculqué a las alumnas. Hicimos varios desfiles. Si me faltaba algo por saber lo adquirí ahí. Cuando acabaron los cursos nos reciclamos en el taller y lo adaptamos para vestidos de flamenca.

Imagen

Hitas y Arcos nacen de un trabajo duro en el taller, constancia y buen hacer

Imagen

¿Quién te inspira y te ayuda a la hora de confeccionar los trajes?
A la hora de diseñar me ayuda mi hija Maribel que ha terminado la Ingeniería de Diseño Industrial y lo ha enfocado a la moda. Respecto a la inspiración, depende de la moda. El vestido de flamenca va en función de lo que se lleve ese año. Es verdad que aparte buscamos algún punto de referencia original. Por ejemplo, este año nuestra colección va enfocada hacia el Mediterráneo porque hay mucho color y mucha diversidad para trabajar.

¿Qué diferencia hay entre una diseñadora de moda flamenca y una diseñadora de moda convencional?
La diferencia es que aquí hacemos muchísimos volantes. Es verdad que ahora se lleva mucho el tema aflamencado. Por eso nosotros este año vamos a sacar una  línea de fiesta y lo vamos a “aflamencar” un poco. La forma de confeccionar tampoco es la misma.

Te han otorgado un premio a nivel nacional, ¿de qué se trata?
El Instituto para la Excelencia Profesional organiza todos los años la entrega de la Estrella de Oro a las mejores empresas y profesionales de España. Y este año han decidido premiarnos a nosotros por nuestra profesionalidad y buen hacer.


¿A quién te gustaría verle puesto uno de tus diseños?
En Granada hemos vestido a muchísimas artistas como Alba Heredia que es un referente en el baile flamenco. La llevamos vistiendo desde muy pequeña para todas las galas.  Numerosas personalidades del mundo del flamenco de Granada y de fuera de España han pasado por aquí. Incluso bailaoras japonesas que adoran vestir el vestido de flamenca.
Me gustaría vestir a India Martínez, a Marina Heredia o Estrella Morente por decir alguien con mucho carisma y garra. También hemos vestido a mujeres de la sociedad de Granada y, por supuesto, rocieras y gente de la calle.¿Hay algo que caracterice tus vestidos, que defina tu moda?
A nosotros nos define el patrón. Hacemos muchos hincapié en el patrón a medida. Nos gusta que el vestido le caiga perfecto a la clienta porque es una de las cosas más importantes en el vestido de flamenca, que marque la silueta. Sobre todo, lo que más buscamos es la cara de satisfacción de ellas. Sabemos que no es igual diseñar y confeccionar un vestido que elegir uno entre muchos. Por eso, cuando vienen a la primera prueba, las clientas están un poco asustadas porque no saben que se encontrarán. Pero por suerte, siempre han salido por la puerta con muy buen sabor de boca.

Imagen

El equipo de Hitas y Arcos está compuesto por madre e hija, una gran empresa
¿Cómo ha evolucionado el vestido flamenco?
Desde que yo lo realizo, la verdad que ha evolucionado como la moda, todos los años. Es verdad que quizás nos pasemos un poco porque los hacemos demasiado de fiesta con tantos escotes y puntillas y pierde la esencia. Siempre hay que hacer hincapié en que es un vestido para una fiesta rociera y no debe olvidarse  de cómo era  antes. Un vestido de trabajo que no era de lujo, de estar en la calle. No era de gente pudiente, lo llevaban las gitanas en un principio. La Aristocracia se dio cuenta de que era un vestido bonito y, automáticamente, tomó otro papel.¿Cuál es tu máxima aspiración como diseñadora?
Entrar en el mercado de tiendas que hasta ahora las tenemos un poco olvidadas. Por eso este año vamos a SIMOF, con la idea de abrir un poco el mercado internacional. Hasta ahora hemos estado trabajando en nuestro taller colaborando con pequeñas colecciones y ahora queremos abrir fronteras.¿A qué tipo de mujeres va dirigida esta moda?
A gente que les gusta ir a la feria, a gente rociera que cree en el Rocío, que lo disfruta.
A las artistas que comen del espectáculo flamenco, de la copla. Es verdad que ahora está presente en romerías, en bodas, en cualquier evento de Andalucía y fuera de ella.
Va dirigido a todas las mujeres que quieren sentirse guapas.

Imagen

Hitas y Arcos ha cedido este diseño flamenco a la AECC de Granada

Este es el vestido que lució la actriz granadina Carmen Huete en la V Gran Gala Flamenca a beneficio de la Asociación Española Contra el Cáncer del pasado jueves. Después del evento, el traje fue donado a dicha Asociación.

Gracias a esta madre y esta hija creemos que todo lo que imaginemos se puede conseguir.

¡Ya ha empezado la época de pensar en tu vestido de flamenca, no dudes en ir a visitarlas!

 

Deja una Respuesta